Bizkaikoa.bizkaia.eus utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y obtener información estadística sobre los hábitos de navegación. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Para más información, consulte el apartado Cookies

Logo de la Diputación
 

FERRERÍA DE EL POBAL

12/06/2020 - 30/06/2020

LUIS BARREIRO ZABALA: EL ÚLTIMO ROMÁNTICO DE LA SIDERURGIA

Estimado Luis:

Te escribimos esta carta desde un lugar que conoces muy bien, la Ferrería de El Pobal, para darte una buena noticia.

Seguro que estuviste aquí más de una vez pero la más especial pudo ser la tarde del 11 de julio de 1948. ¿Te acuerdas de que aquel día la reunión anual de la Real Sociedad Vascongada de Amigos de País la organizó en Muskiz la Sección de Vizcaya? Por la mañana estuvisteis en el Castillo de Muñatones y escuchasteis a Javier de Ybarra y Bergé y a otras personas que hablaron sobre la figura de Lope García de Salazar y sobre unos restos óseos que se habían encontrado unos meses antes en la desaparecida ermita de San Martín, la que había junto a la fortaleza. En ese momento los huesos fueron analizados y se creía que podían ser de Lope; hoy en día se han vuelto a analizar y se sigue pensando que pueden ser de Lope.

Y por la tarde, después de comer, llegó tu turno. El plato fuerte de la jornada. De hecho, tu conferencia en El Pobal era lo primero que se había preparado, lo de los huesos vino después y casi por sorpresa. A las casi cien personas que os reunisteis les contaste qué eran las “haizeolas”, les dijiste cuándo nacieron las ferrerías hidráulicas y qué tipos de ferrerías había, les explicaste cómo funcionaban esos ingenios y qué máquinas se utilizaban en ellas, les descubriste cómo se realizaba el proceso de reducción gracias al cual se obtenía hierro y lo duro que era el trajo de los ferrones, y les recordaste que en el siglo XIX las potentes fábricas siderúrgicas sustituyeron a las antiguas ferrerías.

Cuando nos enteramos de que habías estado aquí, en El Pobal, no te conocíamos. No sabíamos que naciste en Vitoria en 1886, que hiciste la carrera de Ingeniero Industrial, que tu vida personal y laboral la desarrollaste en Bilbao, que fuiste administrador y consejero de la Compañía de Minas del Morro, que fuiste director del “Boletín Minero”. Pero sobre todo no sabíamos que eras, como te definió el periodista Juan de Hernani en una entrevista que te hizo en 1953, el “último romántico de la siderurgia vizcaína”. Porque hay que ser muy romántico para juntarse con unos amigos, como hiciste en 1928, para intentar comprar la ferrería de Lebario en Abadiño a través de una suscripción popular. Esa vez no hubo suerte. ¿A cuánto os quedasteis, a menos de dos mil duros? Los dueños pedían casi 40.000 pesetas y no se pudieron juntar. El salto de agua lo utilizó una compañía eléctrica y la ferrería se perdió. Qué le vamos a hacer…

Pero tú sabías que quedaba otra ferrería en Bizkaia. Casi en la otra punta, porque estaba en Muskiz. Y también sabías que no era una ferrería cualquiera porque de El Pobal salió el fuego con el que se encendió el primer horno alto de la fábrica de Nuestra Señora del Carmen de Barakaldo, ¿En qué fecha exactamente? ¿Alguna fría mañana del mes de enero de 1856? ¿O acaso fue años más tarde? Nosotros tampoco estamos seguros. Pero fuera cuando fuese, había que pasar el testigo a los jóvenes, aunque pasar el testigo no quería decir desaparecer. Ni mucho menos. La ferrería siguió funcionando, aunque en vez de hacer hierro se empezó a fabricar herramientas, sobre todo utensilios de minería y llantas de carro. Para eso hubo que instalar una fragua, pero los fuelles y el martillo seguían funcionando con la fuerza del agua. El cuerpo cambió un poco pero el espíritu seguía siendo el mismo.

Sin embargo, no olvidabas que la ferrería podía desaparecer como ya lo habían hecho antes todas las demás y por eso volviste a la carga. Volviste a decir que había una ferrería que se podía salvar y que había que salvarla, pero volvieron a no hacerte caso. Cuando en el verano de 1953 te enteraste del proyecto de instalar un horno alto en El Pobal te llevaste un disgusto enorme. Te rendiste. Recuerda, tú mismo lo escribiste en noviembre de 1953 en el “Boletín Minero”: “No hace mucho tiempo pudimos ver los fuelles y martinetes a pleno rendimiento. Sin embargo, hace unos meses terminó el trabajo, y llegó un día en el que el fuego del hogar se apagó para siempre, reinando después el más profundo silencio. Por mi parte, el rescoldo que quedaba en mí, con aspiraciones de conservar una ferrería de Vizcaya, como recuerdo y homenaje a aquellos antiguos ferrones, también se ha apagado completamente para siempre”.

Luis, te tenemos que decir que lo que creías que iba a ocurrir no ocurrió y que al final ganaste la batalla. Si fuiste el último romántico de la siderurgia vizcaína también fuiste el primero en ver patrimonio en una vieja fábrica obsoleta. Donde otros solo veían pasado tu veías futuro porque conocías el pasado. La familia Pérez Ibarrondo cuidó la ferrería durante unas cuantas décadas, en 1990 esa institución que tu esperabas que la comprara por fin lo hizo, en los años siguientes un grupo de expertos la estudió y la puso a punto, y ahora los trabajadores que estamos en ella se la enseñamos a los visitantes. Sí, has leído bien, El Pobal tiene visitantes, porque en 2004 se convirtió en museo. ¿Nos creerías si te dijésemos que el año pasado inauguramos una exposición sobre las ferrerías vizcaínas y que, entre otras cosas, le contamos a la gente el trabajo que hiciste para salvarlas? Pues créetelo, porque es verdad.

Bueno, Luis, esto es lo que queríamos decirte. Esperamos que te haya alegrado saberlo, y gracias por tu esfuerzo y por la lección que nos diste.

Por cierto, nos gustaría saber algo más de ti.

Mientras tanto, recibe un fuerte abrazo de los trabajadores del Museo de la Ferrería de El Pobal. Ah, y también de sus visitantes.

Imágenes: foto de Luis Barreiro, dibujo de la Ferrería de Lebario realizado por Barreiro, carpeta del fondo CIM en el que se reúnen documentos de Luis Barreiro sobre las ferrerías (en el Archivo Foral de Bizkaia), apuntes de Luis Barreiro para la conferencia realizada en El Pobal, artículo de "La Gaceta del Norte" del 14 de julio de 1948.

 
© Bizkaikoa, F.E.E.P. · Mª Díaz de Haro kalea, 11 · Email: bizkaikoa@bizkaia.eus ·