Bizkaikoa.bizkaia.eus utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y obtener información estadística sobre los hábitos de navegación. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Para más información, consulte el apartado Cookies

Logo de la Diputación
 

Palacio Colina

Lanestosa - Arquitectura residencial - Palacios

El Palacio Colina de Lanestosa es un edificio barroco, construido en torno a 1761. Tiene una fachada ordenada en tres ejes marcados por los vanos, que son adintelados, con marco de placa lisa, elemento que aparece también en la definición de las plantas de la casa. La regularidad de la fachada no es, sin embargo, rígida, pues lateraliza hacia la izquierda uno de los arcos que componen el acceso. Sobre el arco de la derecha, en la planta superior, aparece el balcón de la sala noble, y sobre él, en el nivel del desván, va el escudo de armas, de moderado tamaño.

 

Créditos

Texto: Jose Ángel Barrio Loza Fotografías: Miguel A. Nuño

Acceso

Al municipio de Lanestosa se puede acceder desde Ramales de la Victoria, por la N-629; o bien desde Carranza, por la carretera local BI-3622. La C/ Real parte de un costado de la iglesia.

Horario

Es de propiedad privada.

Localización

C/ Real, 13.

Información

El paisaje construido de la vieja villa vizcaína de Lanestosa (con fuero del año 1287) es una asociación de elementos ordenada en calles. En ellas coinciden casas de labranza de marcada personalidad con edificios de un mayor nivel, tanto en cuanto a su diseño como a los materiales utilizados. Varios de ellos, alineados en la carretera de Laredo, son apenas centenarios, típico producto indiano tan común a Asturias, Cantabria y parte más occidental de Bizkaia, reconvertidos en viviendas de dignos campesinos. Otros están alineados en las calles del núcleo y son casas hidalgas más antiguas que a veces tienen el mismo origen.

Uno de ellos es el palacio Colina, ubicado en la calle Real nº 13, en una parcela bastante amplia que dispone de huerta extendida hacia el río Calera. El edificio es un prisma cúbico achatado, cubierto a cuatro aguas y trabajado en sillares y mampuesto enlucido y sin enlucir, aquél para zócalo, cantoneras y ventanas y el otro para los paramentos generales. En altura se compone en tres niveles, el último, mezquino, es un desván para almacenaje de productos de la huerta. Los otros dos son el espacio habitable de la casa, que tiene una fachada ordenada en tres ejes marcados por los vanos, que son adintelados, con marco de placa lisa, elemento que aparece también en la definición de las plantas de la casa.

La regularidad de la fachada no es, sin embargo, rígida, pues lateraliza hacia la izquierda uno de los arcos que componen el acceso. En efecto, a través de estos dos grandes arcos rebajados que calzan sobre pilar dotado de placa-capitel se accede a un zaguán y desde éste, por puerta, a la planta baja de la casa, que no dispone de lujos especiales ni en la escalera ni en los forjados de pisos. Su interés principal está en el exterior, y entre ello se cuenta el descrito zaguán abierto a la calle, que es una fórmula interesante y funcional, espacio semipúblico muy extendido por la comarca incluso en edificios de esta calidad, aparte de en muchos caseríos.

Sobre el arco de la derecha, en la planta superior, aparece el balcón de la sala noble, que dispone de repisa volada sobre mensulón moldurado corrido y antepecho de hierro de barrotería de nudos de tipo aperado liso y de panoja labrada, propios de la época en que se construyó el edificio. Y sobre él, en el nivel del desván, va el escudo de armas, de moderado tamaño. Es de tipo cuartelado en cruz, para las cuatro alianzas o apellidos que allí tienen acomodo. Se labran las siguientes armas: en el primer cuartel hombre armado y león rampante; en el segundo tres cruces y tres escudetes con tres bandas, más una bordura de aspas; en el tercero tres barras y en el cuarto tres bandas con bordura de lises.

Dos de estas armas serán de los apellidos Escudero y Gilón porque éstos son los del promotor de la obra, el comerciante de Lanestosa establecido en Madrid D. Juan Antonio Escudero y Gilón. Corrió a cargo del diseño del edificio el maestro cantero de Cicero Fernando de Vegas, año 1761, encargándose de la labor de cantería Pedro Gómez, vecino de Aras, que se comprometió a ello por 12.700 reales. La carpintería de armar la asumieron Santiago Martínez y Ventura de Trápaga y el ventanaje Andrés Balera.

Del comerciante Escudero Gilón hace mucho que se ha perdido memoria en Lanestosa, pero no de los Colina, que es apellido entroncado con los herederos de Escudero Gilón (matrimonio de Dª Manuela Escudero con D. Miguel de la Colina). La familia existe y por su apellido es conocido el palacio. Una dimensión interesante de él es que hasta comienzos del siglo XX fue sede de una interesante colección pictórica de los siglos XVII al XIX. Hoy está repartida, al parecer, entre Madrid y Sopuerta. Esta última parte es la que está divulgada.

La dignidad de un moderado edificio hidalgo barroco y ese contexto de lujo y sensibilidad artística de sus antiguos moradores es lo que debe valorarse en el palacio Colina.
© Bizkaikoa, F.E.E.P. · Mª Díaz de Haro kalea, 11 · Email: bizkaikoa@bizkaia.eus ·