Bizkaikoa.bizkaia.eus utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y obtener información estadística sobre los hábitos de navegación. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Para más información, consulte el apartado Cookies

Logo de la Diputación
 

Iglesia de San Miguel de Ahedo

Karranza Harana-Valle de Carranza - Arquitectura religiosa - Iglesias

La fundación de la iglesia data de los años finales del siglo XV, aunque ese templo no ha llegado hasta nosotros, sino que lo ha hecho otro reedificado en el mismo solar durante los primeros años del siglo XVII, gracias al legado de un hijo del lugar, Don Diego de Ahedo, arzobispo de Palermo. Tiene dos ingresos, uno abierto en el muro sur y el otro centrado a los pies. El pórtico es perimetral y el conjunto se asocia a un pequeño coso taurino. La espadaña es una airosa estructura, organizada en un alto zócalo y dos cuerpos con vanos de medio punto para las campanas, que se unen entre sí por aletones. Las formas arquitectónicas de las portadas y el empleo de pilastras coronadas por capiteles toscanos nos remiten al Clasicismo. Respecto al mobiliario, sobresalen el retablo mayor, obra clasicista construida en 1640, y la imagen de San Antonio de Padua con el niño Jesús, de estilo rococó.

 

Créditos

Texto: Ana Isabel Leis Álava Planos: Productora Bilbaina de Proyectos, S.L. Fotografías: Miguel A. Nuño

Acceso

Desde el ayuntamiento de Carranza tomaremos el desvío indicado Lanzas Agudas, a 1 Km escaso tomaremos un desvío hacia la izquierda indicando Ahedo-La Lama.

Localización

Barrio de Ahedo.

Edificio

La iglesia de San Miguel de Ahedo en planta es un rectángulo en el que se que inscribe una nave de tres tramos, el último, más corto, para el coro, al que se añade una cabecera rectangular poco profunda. A esta disposición se incorporan por la izquierda dos elementos: la capilla de San Antonio y la sacristía.

En el interior, el material constructivo es la mampostería escondida por un enlucido que finge sillares de piedra. La piedra sillería caliza se emplea en las esquinas, definición de vanos, crucería, espadaña, etc.

Definen los tres tramos del templo pilastras cruciformes coronadas por unos capiteles de tipo clásico, llamados toscanos, enlazados por una moldura lisa que marca el nivel de bóvedas. Voltean sobre los elementos soportantes arcos de medio punto que generan una bóveda de crucería estrellada en los dos primeros tramos, mientras que la zona de los pies y la cabecera se cubren con bóveda de cañón. La capilla de San Antonio de Padua también posee una bóveda de crucería. El coro es una moderna estructura de madera soportada por dos pies derechos.

Al exterior, el comportamiento volumétrico es coherente con la disposición interior, con un total protagonismo de la nave mayor, rodeada por el pórtico, al que se adosa la sacristía. Es una iglesia oscura a pesar de las tres ventanas adinteladas que se abren en cada uno de los tramos hacia el sur.

Los ingresos al templo son dos, uno abierto en el muro sur y el otro centrado a los pies. El primero está organizado en una gran portada de dos cuerpos. En el cuerpo inferior se localiza el acceso, que es un paso en arco de medio punto, enmarcado por pilastras toscanas. Una cornisa, flanqueada por pináculos triangulares rematados en bolas, marca la separación con el cuerpo superior. Éste, tiene en su centro una hornacina adintelada y está rematado por frontón romano guarnecido por pináculos y coronado por cruz. El acceso de los pies es una variación más humilde de este modelo.

El pórtico es perimetral y se asocia a un pequeño coso taurino. Es una tejavana sostenida por pies derechos de madera y su suelo es un encachado parcelado por hileras de losas de arenisca.

La espadaña es una airosa estructura, organizada en un alto zócalo y dos cuerpos con vanos de medio punto para las campanas, que se unen entre sí por aletones.

En Bizkaia fueron muy pocos los templos parroquiales construidos durante el siglo XVII y éste de Ahedo se adapta bien a las necesidades de una feligresía moderada. Las formas arquitectónicas de las portadas y el empleo de las pilastras coronadas por capiteles toscanos remiten al clasicismo, sin ninguna concesión a lo ornamental.

La fundación de la iglesia data de los años finales del siglo XV, aunque ese templo no ha llegado hasta nosotros, sino que lo ha hecho otro reedificado en el mismo solar durante los primeros años del siglo XVII, gracias al legado de un hijo del lugar, Don Diego de Ahedo, arzobispo de Palermo. La obra de la capilla mayor se contrató con Domingo Vélez de Palacio, maestro cantero vecino de Liendo. En 1628 finalizaba la obra, a falta de la sacristía y el pórtico. En 1709 la espadaña original fue sustituida por la actual por el maestro local Antonio de la Brena, quien construía poco después, en 1713, la capilla de San Antonio de Padua. Dentro del siglo XVIII se edificaron también el pórtico, en 1734, y la sacristía, entre 1741 y 1744.

Mobiliario

Respecto al mobiliario, sobresale el retablo mayor, de estilo clasicista, obra del arquitecto Luis de la Peña y del escultor Felipe de la Gorgolla, construido en 1640. En la capilla de San Antonio se debe destacar la magnífica imagen de su titular, San Antonio de Padua con el niño Jesús, de estilo rococó. Probablemente de taller madrileño.
© Bizkaikoa, F.E.E.P. · Mª Díaz de Haro kalea, 11 · Email: bizkaikoa@bizkaia.eus ·