Bizkaikoa.bizkaia.eus utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y obtener información estadística sobre los hábitos de navegación. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Para más información, consulte el apartado Cookies

Logo de la Diputación
 

Astilleros del Lea

Lekeitio - Arquitectura industrial - Fabricas

 

Créditos

Textos: Juan Antonio Apraiz.

Acceso

Se encuentran junto al puente de Isuntza, excepto el astillero Untziola que está cercano al barrio de Arropain de Ispaster.

Horario

En la actualidad se encuentran abandonados, y su visita se ve limitada por el mal estado en que se encuentran.

Localización

Ría de Lea.

Información

Durante siglos, la industria naval de los puertos menores del País Vasco se mantuvo gracias a la actividad de los pequeños astilleros tradicionales que poblaban profusamente los puertos de nuestro litoral. En ellos se desarrolló la importante flota pesquera vasca y fueron los garantes y transmisores de una parte esencial del saber hacer y los conocimientos empíricos de nuestros antepasados.

Se trataba, generalmente, de instalaciones básicas que, con el tiempo, se convirtieron en pequeñas industrias de carácter artesanal. La mayoría han ido desapareciendo en los últimos años, de manera que hoy en día apenas existen un par de astilleros operativos en la costa vasca.

Las orillas del Lea son, sin lugar a dudas, un ejemplo ilustrativo de nuestro patrimonio marítimo «industrial». En poco mas de 500 metros podemos constatar la existencia de hasta cinco astilleros, lo que da muestra de la gran importancia que tuvo el enclave. Remontar estas aguas es, a poco que nos lo imaginemos, una inmersión en el pasado reciente de nuestra vasta tradición naval.

Prácticamente en su desembocadura nos encontramos con el primer hito de nuestro recorrido. En la margen izquierda del Lea, junto al morro de la playa de Isuntza, podemos encontrar las antiguas instalaciones del astillero J. R. Mendieta, cuya existencia se constata ya desde 1885. Su bloque principal está dividido en tres espacios. El central, que alberga la grada, cuenta con un carro varadero que se desliza en sentido opuesto al de la corriente del río. Las otras dos secciones están adosadas a la principal por sus laterales; una da cobijo al taller con la maquinaria pesada y algunos materiales sensibles, mientras que a lo largo de la otra trabajaba la sierra de carro cuyas guías son aún visibles. Además, y hasta no hace muchos años, disponía de un tinglado auxiliar a escasos metros río arriba, cuya grada todavía se puede observar. En estas instalaciones se construyó y reparó, hasta 1993, todo tipo de buques pesqueros, yates y pequeñas embarcaciones de cabotaje.

En la orilla opuesta, en Mendexa, podemos encontrar los vestigios del astillero D. Mendieta, abierto en 1920 y derribado a finales de siglo. Por desgracia, únicamente se conservan la plataforma de mampostería sobre la que se levantaba el conjunto y la grada en plano inclinado con sus raíles en dirección opuesta a la corriente.

Pasando bajo el puente Isuntza y en la margen izquierda del río, nos encontramos con la estructura de lo que hasta 1978 fue el astillero V. Eiguren. Fundado en 1917, consta de dos naves paralelas a la orilla del río. La principal, que fue completamente remozada en los años noventa, apenas mantiene elementos originales. Afortunadamente el ado-sado, de dos alturas, continúa conservando su estructura: la planta baja cobijaba la maquinaria pesada, mientras que la superior fue utilizada como almacén y sala de gálibos. Las instalaciones son accesibles, aunque, teniendo en cuenta su aspecto, se hace un tanto complicado imaginar que allí se han construido algunos de los buques más bellos de la flota pesquera de nuestro país.

Como colofón a nuestro recorrido, continuamos río arriba y siempre en la margen izquierda. Allí localizamos las instalaciones de Untziola S. A. L. (antiguo Hnos. Murelaga), el único astillero de la zona que permanece activo. Fundado en 1933 por F. Murelaga, comenzó su andadura, en terrenos de Goyogana, a escasos metros de su actual emplazamiento. Desde 1951 está situado en el barrio Arropain, donde dispone de un bloque constituido por dos naves. La principal, que alberga la grada en plano inclinado, está dotada de grúa-puente y dispone, además, de carro de varada en el sentido de la corriente. La segunda, adosada a la parte derecha de la anterior, está destinada al utillaje pesado y a almacén de materiales diversos. Este astillero construyó todo tipo de embarcaciones, principalmente pesqueros de bajura, y en los años noventa se especializó en el alargamiento de buques de madera. Hoy en día mantiene su actividad a duras penas gracias, fundamentalmente, a trabajos de reparación y mantenimiento.
© Bizkaikoa, F.E.E.P. · Mª Díaz de Haro kalea, 11 · Email: bizkaikoa@bizkaia.eus ·